jueves, 20 de mayo de 2010

Me cago en Dios


Me cago en Dios no significa que todos los días se ponga uno a apretar sobre la imagen del Altísimo. Me cago en Dios es simplemente el título de este post. Y no solo no me cago en Dios, sino que no digo que me cago en Dios. Reconozco que a veces pienso “me cago en Dios”, pero nunca voy por ahí diciendo "me cago en Dios", o contándole a la gente que me cago en Dios o que pienso en que me cago en Dios, y desde luego no obligo a nadie a leer esta entrada de título Me cago en Dios. La Constitución Española, aún amparando una libertad de expresión con la que pueda manifestar que yo me cago en Dios, no me salva de poder herir los sentimientos de alguien que cuando escucha "me cago en Dios" se le hieren los sentimientos. Por tanto, cuando escribo en un post, que se titula Me cago en Dios, me cago en Dios, solo hablo de la frase me cago en Dios, y no, me cago en Dios.

Espero les aproveche.

4 comentarios:

Yassin dijo...

Me parece demencial lo de la noticia.. No entramos a valorar si puede que lo que hizo sea "hiriente" o no, o cualquier valoración de este tipo porque en cuestión de gustos y preferencias la gente es libre.. pero meter a jueces y juicios en esto?!!! Sin comentarios

ElSrM dijo...

Tiene derecho a decirlo pero prefiere no hacer uso de ese derecho normalmente por empatía. Comparto la postura.

La forma de contarlo, metiendo 15 veces el M.C.E.D. —que visto así en acrónimo, parece el nombre de un medicamento o de una agencia gubernamental— va cargada de ironía XD

Saludos,

Hugo dijo...

Hola don Yassin. Por lo menos ya no pueden quemarle vivo. Aunque como sigan aumentando los beneficios y privilegios a las respectivas iglesias todo se andará.

Hola don ElSrM. En realidad no es empatía, es un poco de miedo. El extremo centro está muy alborotado últimamente:
Mire si no me cree.

belijerez dijo...

La repera está en aquellas parroquias, llamense "comunidades de base"que con la pega de teologia de la liberación siguen dandose económica y socialmente a una iglesia que está para el "el horno" totalmente. Aunque sinceramente privilegios siguen dándose demasiados en esta España sin rumbo.